Obras de Diego Gallotti

En este blog se pueden contemplar algunas obras pictóricas, collages, libros de artista, esculturas, objetos intervenidos, poemas, videos, fotos y diversos trabajos de Diego. Pasen, observen, disfruten y comenten...



miércoles, 28 de diciembre de 2011

Translúcido

Acrílico sobre acetato amarillo
70 x 50 cm
2011

Tarjeta fondo turquesa

Acrílico y alambre sobre cartón
15 x 12 cm
2011
Colección Lucrecia Hernández

Tarjeta fondo rosa

Acrílico y alambre sobre cartón
15 x 12 cm
2011
Colección Dario Gallotti

Tarjeta fondo rojo

Acrílico y alambre sobre cartón
15 x 12 cm
2011

Tarjeta fondo negro

Acrílico y alambre sobre acetato y cartón
15 x 12 cm
2011

Tarjeta fondo naranja

Acrílico y alambre sobre cartón
15 x 12 cm
2011

Tarjeta fondo azul

Acrílico y alambre sobre acetato y cartón
15 x 12 cm
2011

Tarjeta fondo amarillo

Acrílico y alambre sobre cartón
15 x 12 cm
2011

Tarjeta fondo verde

Acrílico y alambre sobre cartón
15 x 12 cm
2011









Que la inocencia te valga

Envase de gaseosa intervenido para la convocatoria 
de Arte Objeto en Mar de las Pampas

sábado, 26 de noviembre de 2011

Oblongo


Acrílico sobre acetato
23 x 18 cm
2011

El Mago




            A Omar le gustaba mucho leer poemas. Últimamente lo habían atrapado terriblemente las obras completas de un autor que había encontrado entre los millares de libros que conformaban la ilustre biblioteca de su difunto padre. Sentía que había belleza y verdad en esos poemas. Eran reveladores, precisos, encantadores. Hacía un par de días que leía el libro, y cuando ya iba por la mitad, descubrió algo extraño. Mientras leía el poema “Oda a la cebolla” que comenzaba así: “Tus finas capas cristalinas, translúcidas y nacaradas, van envolviendo…”, notó que la cebolla que estaba sobre la mesa de la cocina empezó a desaparecer. Terminó el poema y la cebolla se desvaneció totalmente.
            ¡Pero esto es imposible!, exclamó. Buscó en el índice del libro otro poema para corroborar el acto de magia. Encontró uno que se titulaba “Oda a la albahaca” y lo comenzó a leer: “Con el mínimo roce, la sutil caricia, la imperceptible brisa, ofreces perfumes penetrantes, verdes…” y vio que la planta de albahaca que tenía en la maceta comenzaba a desvanecerse. No puede ser…, murmuró.
            Desconcertado, buscó un libro de poemas de otro autor, comenzó a leer “Oda al limón” pero el limón seguía intacto, inmutable. Se quedó un largo rato reflexionando y pensó que lo que podía estar pasando es que el autor de este libro deslumbrante y mágico tenía la capacidad de describir con tal precisión y perfección los objetos que lograba captar su esencia y debido a eso se hacían invisibles. Con razón lo habían atrapado tanto estos poemas. Eran verdaderamente perfectos, sublimes, únicos.
            Comenzó a leer los siguientes poemas con una avidez y vehemencia irrefrenables. No podía parar de leerlos, eran realmente apasionantes, magnéticos. En un momento sintió temor por lo que estaba sucediendo o por lo que podría llegar a pasar. Pero siguió leyendo, no lograba detenerse. Llegó hasta un poema, cuyo título lo aterrorizó, pero no pudo evitar leerlo. La seducción que irradiaban los poemas lo atraían poderosamente, endiabladamente. El libro lo subyugaba, lo doblegaba, lo dominaba.
            Unos días después, el detective comisario entró a la casa, vio el equipo de música aún prendido, un vaso con whisky hasta la mitad arriba de la mesita ratona del living y un libro tirado en el piso junto a uno de los sillones. Lo levantó y miró la última página que habían leido. Tenía una pequeña mancha que parecía ser de una lágrima. El poema se titulaba “Oda al buen lector”.


Marcador y lápiz sobre papel
23 x 18 cm
2011

miércoles, 26 de octubre de 2011

domingo, 17 de abril de 2011

Como el musguito en la piedra

Acrílico sobre tela 60 x 50 cm 2011

Oceano

Acrílico y ferrite sobre tela 70 x 60 cm 2011

Trazos

Acrílico sobre papel 100 x 70 cm

Bolas de fuego

Acrílico sobre papel 100 x 70 cm

Piedra, madera y metal

Madera, cobre, porcelana fría, acrílico y laca sobre piedra 37 x 20 x 10 cm 2011

Intervención Popular

Acrílico, yeso, porcelana fría y acero sobre fibrofácil 60 x 60 cm